El “libro” de Cecilia Valenzuela

Lunes 31 de julio: El diario La Primera en casi una página entera titula: Cecilia Valenzuela lanza libro policial. Y la nota arranca así: “En el marco de la Feria Internacional del Libro, Cecilia Valenzuela lanzó su libro titulado La muerte se escribe sola, basada en un crimen ocurrido hace 30 años en Challapampa, Arequipa”.

Sábado 5 de agosto: El periodista César Hildebrandt escribe en su columna Matices del diario La Primera: “¿Y qué me dicen –volviendo al ámbito de lo nuestro- de la señora que autografía libros que no escribe pero que sí prologa y que se pasa dos horas firmando en la solapa dedicatoria amables en ferias de autores y ante el aplauso cultural y moral de sus amigos de la prensa?
¡Qué desilusión!”.

Martes 8 de agosto: Comparto la opinión del colega César Hildebrandt. Por el simple hecho de prologar un libro, uno no puede aparecer en la tapa de un libro y dejar al margen al verdadero escritor: David Hidalgo, un talentoso cronista que ha dejado su marca en el semanario Domingo del diario La República y que hoy lo hace en la sección Contracorriente de El Comercio.
Al César lo que es del César y fuera de cualquier acuerdo, Cecilia Valenzuela, reconocida investigadora y conductora del programa La Ventana Indiscreta, no debería fomentar este tipo de trabajo editorial, en el que se apela a la publicidad engañosa y se esconde a los verdaderos autores, pues el texto en mención lo escribió Hidalgo con la investigación valiosa realizada por Diego Fernández y Daniel Yovera.
Aquí les dejo el testimonio de Carlos Naciso, quien estuvo en la presentación de La muerte se escribe sola, en la Feria Internacional del Libro y quedó sorprendido con lo que pasaba aquella noche donde (casi) todos festejaban.


"Ella es conocida"
Testimonio de: Carlos Naciso

La noche del domingo 30 de julio asistí a la presentación de La muerte se escribe sola. No sabía quién había escrito el libro. Y apenas ingresé a un ambiente separado para esta ocasión, me dieron una copa con pisco que, según aclararon, era “el pisco de la ventana indiscreta”, nombre del programa televisivo que conduce Cecilia Valenzuela.

Al observar el libro, me llamó la atención que no figurara el nombre del autor o autores en la portada. Creo que este es un nuevo estilo, pensé. Aún no tenía el libro entre mis manos, pero de lejos resaltaba el nombre de la mencionada periodista. Bueno— dije— después le preguntaré.

La historia me atrajo tanto que no dudé en adquirir el libro. Después los organizadores me dijeron que la propia Valenzuela iba a firmarlos. Antes, me acerqué al joven periodista David Hidalgo, quien realmente había escrito esta historia para felicitarlo y luego consultarle por qué a él no lo entrevistaban. Y su respuesta me dejó con mayores dudas: “Es que ella es conocida”.

Seguidamente, Valenzuela se dirigió al stand de la Editorial Santillana, donde tenían listas una mesa y una silla para firmar los libros comprados en ese momento. La señora Valenzuela fue muy amable, pero hasta ahora no logro entender por qué Hidalgo no firmaba los libros como sí lo hacía la persona que apenas había hecho el prólogo de La muerte se escribe sola.

Me pregunto, ¿Quién tiene la autoría de ese libro finalmente? ¿Cuándo uno es autor? ¿Todos? ¿O solo Cecilia? No me parece justo. Escribir resulta ser es un arte que muchas veces no es reconocido. Ponerle el nombre en la portada al autor secundados por los investigadores era algo justo y no en las hojas del interior. Así cualquier ingenuo podría pensar que ella (Valenzuela) lo escribió.

Ver más:

Foto 1: Cecilia Valenzuela enseña jubilosa el libro que sólo llegó a prologar.

Foto2: David Hidalgo (al lado izquierdo) en la presentación de La muerte se escribe sola.

Fotos: Carlos Naciso

Comentarios

Fernando Meza dijo…
Sandro:

Como ves he vuelto con mi blog. Gracias por visitarme, yo te leo regularmente. Ojalá publicaras más seguido. Tu blog está entre mis referentes en América Latina.

Saludos desde Chile.
Anónimo dijo…
1. Este "Hidalgo" no fue aquel al que plagio el Sr. Rafo León? No debería limpiar su honra con un juicio justo?

2. El Sr. Marco Sifuentes en su blog solo se refiere a la noticia del plagio a David Hidalgo por Rafo León, mas no la conchudez de su jefaza Cecilia Valenzuela. Para ella se guarda el absoluto silencio que también le presto a Baruch cuando los llevaron al horario del chato.
Gracias Fernando por tus palabras...Y la organización del seminario sobre periodismo digital, así como otros proyectos personales me atan de manos para escribir con mayor regularidad...

Saludos

Entradas más populares de este blog

[DESCARGAR] Guía comunicando igualdad en las entidades públicas

Periodismo y comunicación de ciencia, tecnología e innovación