11 mayo 2007

Carlos Galdós en la San Marcos (Crónica)


Carlos Galdós: Sigues con el cabello pintado y algo erizado con el cual aparecías en televisión. Dices que “nunca te irás del Perú”, pese a tener familia en algunos países, pues prefieres quedarte en este lugar cargado de defectos y virtudes.
Ahora tienes 32 años de edad, estás casado, eres padre de una bebé de algunos meses de nacida y nadie podrá negar que te va bien con tus presentaciones o unipersonales, tanto en Lima como en provincias.
Eres chamba, dirán algunos. Y cómo no, si desde temprano estás frente al micrófono vía radio Studio 92, donde dices lo que piensas y sientes. Y vaya suerte la tuya de haber encontrado un espacio así. ¿Cómo lo hiciste? Seguramente muchos se preguntarán. Ya nos contarás.
¿Y tú,... quién eres? Fue el nombre del espectáculo que trajiste el jueves 10 de mayo a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Y vaya que tuvo éxito, palabra, que por cierto, no te agrada escucharlo, pero que muchos quisieran tenerlo.
Esa noche hiciste reír a casi medio millar de estudiantes, pero también los hiciste, aunque suene raro, reflexionar sobre la actitud que deberían tener frente a la vida, propósito de este show que será llevado a otras casas de estudios del Perú.
Las luces, el sonidos y los chicos de la banda estuvieron Ok. Hasta el guitarrista (El Chavo), al que le tomaste el pelo más de una vez, estuvo fenomenal con su trabajo. Y pensar que lo bajaste todito cuando se creyó ese cuento del despido.

No hay primera...
No ha sido tu primera vez en esta universidad. Ya estuviste aquí el año pasado. “La gente de la (Universidad de) San Marcos es la más sincera que hay”, me comentaste minutos antes de salir al escenario. Y vaya que son sinceros y con harta correa para soportar tus bromas y disparates.
Y llegó el momento de “personificar” a los diferentes estereotipos que le hacen tanto daño a la juventud y que están en todos lados: los débiles de carácter, los acomplejados, los conformistas, los desubicados...
Creo que ni tú mismo imaginaste que tu actuación del jueves iba a tener tan buena respuesta. Mejor aún, cuando sales con tu personaje más apreciado (y esperado): el Charly, ese achoradito de barrio que para “pulseando”, “floreando” y robando a la gente.
Vale tu actuación. Lo malo es que te pusiste a cantar un temita salsero que solo los de la base tres, como este cronista, se sabían de memoria: “Sobre las olas” de The Latin Brothers.
Y vale tu mensaje: “sean auténticos para triunfar en la vida”. Pero más vale tu confesión y crítica a aquellos empresarios que poseen una “tara” tremenda” por no apostar para que tus presentaciones se realicen gratis en universidades nacionales.
Hacer reír cuesta, dicen los que se dedican a esta actividad. Y debe ser cierto. Más todavía, cuando hay un nuevo tipo de público que convive con las nuevas herramientas de comunicación...Y eso, Carlos Galdós, hace rato que tú lo sabes y por algo tienes éxito con tus presentaciones.


Entrevista a Carlos Galdós, minutos antes de salir a presentar su unipersonal ¿Y tú...quién eres?


Fotos: Rolando Guerra Puma (rolandoguerra1984@hotmail.com)

2 comentarios:

Catita N dijo...

Hola a todos, Carlos Galdos es un gran artista,, nos dice las cosas como son y sin caretas; bien Galdos sigue adelante MAESTROOOOOOOO¡¡¡¡

Sandro Medina Tovar dijo...

A más de un año de publicar la crónica, recibo este primer comentario...Espero, Catita N, que te haya gustado la nota...


Saludos