Grau también es el Caballero del espacio

Gracias al ingenio de Wayo Saravia, el peruano del Milenio ahora lucha contra enemigos espaciales en un interesante cómic 




Por Sandro Medina Tovar

Miguel Grau Seminario en nuestro país es sinónimo de admiración y respeto. Es un héroe nacional que a fines del siglo XX fue considerado ‘el peruano del Milenio’. Estas y otra razones motivaron para el creativo Wayo Saravia comenzara a bosquejar un cómic llamado "Grau del Espacio".

Su lanzamiento oficial (el videojuego), ha sido a través de las redes sociales, el 25 de agosto, y su impacto nos ha sorprendido, más todavía cuando los que participamos en este trabajo solo nos hemos reunido a través de las diferentes herramientas en línea que ofrece Internet”, explicó a El Comercio Wayo Saravia.

Advirtió que este proyecto no tiene ninguna relación con la historia de nuestro país. Por el contrario, se trata de una aventura de ficción y futurista en la que el personaje principal es el Caballero de los Mares, quien comanda la astronave de combate Huáscar, que ha sido convocado por el comendado de Tierra Latina.

“El objetivo de este héroe de ficción es enfrentarse a los alienígenas para evitar que estos no se expropien de los recursos de Tierra Latina y evite la extinción de su población. Todo esto ocurre en el año 3147”, narró este joven emprendedor, quien se declara admirador de la vida de nuestro héroe nacional.

“Esta historia de ficción ha sido pensada para ser entrega en tres sagas. El fin de la primera saga llegará en el capítulo 9 que la lanzaremos por Internet, de manera gratuita y sin restricciones, en más de un mes”, señaló.

Uno de sus colaboradores en este proyecto es Elvis Rivera. “No se necesita instalar un software especial ni bajar una aplicación, solo se tiene que ingresar a la página web específica”, indicó.

Las historias de Grau en el Espacio se pueden leer en línea para que puedan comprender toda la historia, añadió Rivera.






Comentarios

Entradas más populares de este blog

[DESCARGAR] Guía comunicando igualdad en las entidades públicas

Letra Suelta, una vez más, regresa